El tesoro maldito de Dos Aguas

       Hace más de un siglo que esta leyenda es transmitida por generaciones de vecinos del municipio de Dos Aguas. Hablamos del año 1910. Un padre llamado Pepón, junto con su hijo menor, trabajaron en la reforma de una antigua casa contigua al Castillo de Dos Aguas. A finales de octubre, el hijo dio aviso a su padre de un hecho insólito. Pepón se acercó al lugar de trabajo y pudo ver un agujero en la pared de medio metro de diámetro.

Torre de Vilaragut en Dos Aguas

       El hijo se justificó explicando que estaba alisando la pared y que el hueco se abrió de repente. Pepón tomó un candil y se asomó a través del agujero. Consiguió observar cómo había unos dos metros hasta el suelo. La luz permitió visualizar una estancia rodeada de huesos y dos esqueletos uniformados con elegantes ropas de otro tiempo, erectos y armados con lanzas y hachas. Pepón intuyó, enseguida, el por qué de aquella posición vigilante por parte de lo que parecían dos guardianes: custodiaban una entrada, pero ¿a dónde?

       Lo primero que hicieron fue introducir una escalera y bajar a través del hueco. El hijo no tardó en preguntar a su padre si aquellas osamentas eran antiguos soldados árabes. Pepón explicó que los musulmanes construyeron el castillo y en otra época Dos Aguas fue su hogar. En ese instante, varias preguntas pasaron fugazmente por la cabeza de Pepón: el torreón estaba en la cima del pueblo, pero la localidad está rodeada de altas montañas ¿Cuál era su función? Para vigilar ¿el qué? ¿o el castillo señalaba la ubicación de algo?

     Pepón franqueó la entrada vigilada por los soldados y halló tres tapices de seda bordados de oro y plata. Se podían visualizar montañas, barrancos, casas, y el torreón era como una fotografía del pueblo tomada desde el aire. Después divisaron ocho baúles de madera tallados a mano. Sólo un cerrojo de metal impedía su apertura. El padre corrió el cerrojo, levantó la tapa y, entonces, Pepón y su hijo tardaron unos segundos en digerir lo que vieron sus ojos: monedas de oro e incontables joyas.

       Volvieron a subir a la casa en obras y, entonces, llamaron a la puerta. A Pepón le dio un vuelco el corazón, le pidió a su hijo que tapiase el agujero de entrada al tesoro y él se dirigió hacia la puerta de la casucha. Era su hijo mayor, que estaba realizando el servicio militar. Tenía un permiso y había vuelto para casarse con su novia. Su padre lo puso al día de la situación y entre todos tomaron una decisión. Debían trasladar el tesoro a la finca Los Pedrones. Tenían que hacerlo de noche. No podían arriesgarse a que el alcalde, la Guardia Civil o los vecinos los descubrieran.

       El hijo mayor se ofreció voluntario para el trasladar el tesoro, con el fin de que su padre y su hermano trabajasen en la casucha y recuperasen el tiempo perdido en la obra para que ningún vecino sospechara. Se vio obligado a realizar cuatro viajes ayudado de mulos para transportar los pesados baúles. Luego, siguiendo las instrucciones de su padre, hizo un profundo hoyo en la tierra y enterró el tesoro.

       Posteriormente, a los duros días de trabajo, el hijo mayor volvió a incorporarse a su unidad militar. Unos días más tarde, Pepón recibió una terrible noticia: su hijo mayor había muerto por una extraña enfermedad. El médico no pudo dar una explicación lógica a su muerte. Unas semanas después, una mañana, y aún con un inmenso dolor en su corazón, Pepón intentó despertar a su otro hijo y este no respondió. Su cuerpo estaba presente, pero su alma ya no. Había fallecido y, de nuevo, el médico del pueblo no pudo predecir las causas.

       Pepón, destrozado por la muerte de sus dos amados hijos, ignoraba por qué su mente no dejaba de repetirle que quizás se trataba de una maldición. El tesoro estaba maldito. Lo más curioso de esta historia es que hace pocas décadas en la finca Los Pedrones aparecieron nuevos hoyos en la tierra. Algunos desconocidos cavaron en busca del legendario tesoro. La última reforma del Castillo de Dos Aguas realizada por una compañía arqueológica, que halló varias monedas de vellón de Carlos V., ha evocado la antigua leyenda y para muchos vecinos, el tesoro del tío Pepón no sólo fue un cuento, sino algo muy real.

Fuente: Periódico Las Provincias

Jesús María Sánchez González.

9712

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Jesús María Sánchez González.
  • Finalidad: Responder a los usuarios de esta web.
  • Legitimación: Su consentimiento.
  • Destinatarios: Los datos de carácter personal serán almacenados de forma que permitan el ejercicio del derecho de acceso, salvo que sean legalmente cancelados. Informar al usuario de la existencia de un fichero o tratamiento de datos de carácter personal, con la finalidad de la recogida de estos y de los destinatarios de la información. De la identidad y dirección del responsable del tratamiento o, en su caso, de su representante.
  • Derechos: A retirar el consentimiento en cualquier momento, a realizar estudios estadísticos, de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y a la limitación u oposición a su tratamiento y a presentar una reclamación ante la autoridad de control (agpd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad